residencia_vilademany_iloq_control_acceso

La residencia Fundació Vilademany apuesta por el control de acceso iLOQ

En la Fundació Vilademany, ubicada en Taradell, han instalado las cerraduras digitales de iLOQ S5 para mejorar el control de acceso en sus instalaciones residenciales. Han apostado por el sistema de apertura iLOQ mediante dos variantes: la propia llave iLOQ S5 que incorpora una antena NFC o mediante tarjetas RFID estándar.

La Fundación gestiona diferentes espacios y centros de trabajo. La residencia y el centro de día para la tercera edad, las viviendas tuteladas para gente mayor y pisos para personas con riesgo de exclusión social.

En estos diferentes espacios tenían necesidades distintas para el control de acceso y iLOQ ofreció la solución. La seguridad y el bienestar de las personas son las dos prioridades para la dirección de la Fundación. Hemos hablado con el director de la Fundació Vilademany, Lluís Verdaguer. Nos cuenta que antes de decidirse por iLOQ miró varias opciones para el control de acceso a su centro.

Seguridad y control de acceso severo

Por una parte, la residencia geriátrica requiere de mucha seguridad y de un control de acceso muy severo. Primero, porque hay espacios que pueden tener un riesgo para los usuarios de la residencia. Hay que tener en cuenta, que en este centro hay personas con discapacidades cognitivas. Esto hace que puedan llegar a tomar decisiones erróneas. Por esta razón, por ejemplo, la lavandería o el almacén de medicamentos son espacios que deben tener una seguridad de control de acceso extrema.

Otra necesidad de la dirección era hacer que la residencia fuera un espacio totalmente abierto. Lluis Verdaguer explica que querían que todo el mundo pudiera entrar y salir libremente. Excepto las personas con discapacidad cognitiva. “Queríamos tener un control de acceso. En ningún caso queremos privar las entradas, pero sí controlar las salidas”.

Les facilitaremos un código o una llave a los familiares de los usuarios de la residencia para que puedan entrar siempre que lo deseen. En cambio, para salir del centro, hay puertas en las que se tiene que entrar con un código de control de apertura. Por ejemplo, hemos puesto un cartel indicando: introduce el año en el que estamos para abrir. Claro, una persona que tiene Alzhéimer desconoce en qué año vive. Por lo tanto, nos sirve este sistema para evitar una fuga no deseada.

Cilindros sin batería

Sin duda, “con el sistema de control de acceso hemos incrementado la seguridad del centro” asegura Verdaguer. Además, “los cilindros no necesitan batería y esto nos hizo acabar de decidir por iLOQ”. Son muchos accesos y esto permite un ahorro a largo plazo.

Evitar el contacto

Otro punto interesante, es que en la residencia Vilademany, se las han ingeniado para protegerse contra la COVID-19. Gracias a que las llaves iLOQ S5 incorporan una antena NFC, pueden abrir las puertas del centro aproximando las llaves a los lectores.

PROCAM partner de ILOQ

Procam es un distribuidor e instalador de nuestros productos. El director general de Procam, Ivan Pujols, explica que los productos de iLOQ «son un sistema diferente y moderno donde vemos una muy buena salida comercial, ya que hay un gran abanico de posibles clientes potenciales». Además, añade «estamos muy contentos con la respuesta obtenida de la mayoría de clientes donde la hemos presentado o ofrecido.» Pujols explica que «iLOQ nos da un plus en la calidad de nuestros productos».