cerraduras electrónicas

8 ventajas y un (GRAN) inconveniente de las cerraduras electrónicas respecto a las cerraduras mecánicas.

Antes que nada: ¿Qué son las cerraduras electrónicas? Son todas aquellas cerraduras que permiten abrir las puertas mediante métodos electrónicos o digitales. Hay muchas de ellas:

  • Sistemas de control de acceso: que liberan el resbalón de la puerta. El usuario se identifica mediante una tarjeta RFID. Se pueden ver típicamente en edificios de oficinas o hospitales.
  • Cerraduras biométricas: también actúan sobre el bloqueo del resbalón en el marco de la puerta. Normalmente el usuario las acciona con la huella dactilar. Seguro que has visto alguna si vas al gimnasio.
  • Llaves inalámbricas del coche: ya prácticamente todos los coches las usan.
  • Cerraduras electrónicas de apertura con móvil. Estas no son tan comunes, pero sin duda cada vez las verás más. El usuario abre la puerta mediante el bluetooth del teléfono móvil o a veces también mediante el NFC.
  • Motorizaciones de cerraduras mecánicas. Se empiezan a ver a nivel doméstico. Se instalan sobre una cerradura mecánica por la parte interior utilizando la llave convencional.

Beneficios en común de las cerraduras electrónicas

Todos estos tipos de cerraduras electrónicas tienen muchos beneficios en común.Vamos a verlos.

  1. No se pueden hacer copias de las llaves. Por lo tanto, el propietario tiene la certeza del número de llaves en circulación.
  2. Una sola llave para todo. A una sola llave (¡o a un solo dedo!) de le asignan todos los derechos de acceso de las puertas que tenga que abrir. ¡Ya basta de acarrear grandes fajos de llaves mecánicas!
  3. El código de seguridad no se puede ver. Claro que no. Es un xip que normalmente, además, va encriptado. En cualquier caso, no está a la vista.
  4. Las llaves perdidas no son un problema. Simplemente se eliminan del sistema. Se avisa a las cerraduras que no abran más a esa llave y listos.
  5. No es necesario custodiar llaves. Porque en realidad las llaves o tarjetas o el dedo no abren nada hasta que no se les programan los derechos de acceso.
  6. Los derechos de acceso se pueden cambiar fácilmente…: solamente es necesario reprogramar la llave o hacer el cambio en el software de administración para que se lo comunique a la cerradura electrónica.
  7. … y de manera remota. Muchas de las cerraduras electrónicas van conectadas a algún tipo de red que permiten cambiar los derechos de acceso remotamente.
  8. Sistemas muy seguros. No son sistemas mecánicos.

Todas estas características hacen que las cerraduras electrónicas sean muy superiores a las cerraduras mecánicas. Especialmente en instalaciones con muchas puertas como escuelas, hospitales, ayuntamientos o edificios comunitarios. En estos casos, tener controladas las llaves, no tener que cambiar la cerradura electrónicas en caso de pérdida de llave, y tener una llave para todo, es un gran beneficio.

Entonces, ¿Cuál es el problema? ¿Por qué no están en todas las puertas del mundo? Pues bien, las cerraduras electrónicas tienen un problema que no es menor y que ha frenado su expansión:

Las cerraduras electrónicas requieren una fuente de alimentación…

Y para ello, hay dos soluciones

  1. O bien se ponen baterías en la cerradura.
  2. O bien se tiene que cablear la puerta.

Y ninguna de las dos es una buena solución para desplegar en edificios con muchas puertas. Vamos a ver por qué:

¿Por qué las cerraduras electrónicas con batería son una mala opción?

Pues porque si se acaba la batería, no entras. Así de simple. Si tienes las puertas con cerraduras electrónicas con batería deberás acordarte de ir cambiándolas antes de que se agoten. Y eso es un coste enorme para instalaciones grandes. No solamente en pilas de recambio, sino en el coste de reemplazarlas. Por no hablar de que es una opción antiecológica que genera residuos contaminantes. Y el problema se incrementa a medida que se van añadiendo puertas. Si además la cerradura electrónica es de las que se comunican por wifi o bluetooth, entonces tiene el problema añadido que duran muy poco, y menos si es una puerta muy frecuentada. Los hospitales, las escuelas o los ayuntamientos tiene que preocuparse de los enfermos, alumnos o ciudadanos. ¡No de cambiar las baterías a las cerraduras electrónicas! Las cerraduras no deben representar un problema adicional para estas organizaciones. Quizás puedan valer para tu casa, pero no para una instalación mediana o grande.

¿Y por qué las cerraduras electrónicas cableadas tampoco son una buena opción?

En realidad, a menudo sí que son una buena opción, pero ¡cablear una puerta es carísimo! Las cerraduras electrónicas aportan más valor cuantas más puertas las tengan instaladas. Pero al mismo ritmo que se incrementa el valor, se incrementa también la inversión. Además del coste, tienen dos inconvenientes adicionales: si se va la luz del edifico, no puedes entrar y por otro lado, no son las más seguras, ya que normalmente actúan liberando solamente el resbalón, es decir, funcionan si se cierra la puerta “de golpe”, no con llave.

 

vea como iLOQ S5 resuelve el problema de la alimentación con sus cerraduras autoalimentadas