La cerradura electrónica para colegios

Las instalaciones con muchos puntos de acceso a diferentes espacios son complejas de gestionar. Los centros educativos que buscan un sistema de cerradura electrónica lo hacen para un mejor funcionamiento de accesibilidad.

Por ejemplo, Tajamar de Madrid es un colegio concertado bilingüe de enseñanza diferenciada en todos los niveles educativos. El centro de Vallecas tiene una extensión de 11 hectáreas y muchos puntos de accesos. Una de las características arquitectónicas es que todas las aulas dan a un jardín. El sistema de cerraduras electrónicas para colegios es ideal. Es la solución a las cerraduras tradicionales y al sistema de llaves.

Si a veces tenemos problemas para encontrar las llaves de casa, imaginaros cuando tienes muchos puntos de acceso. Muchas llaves y sobretodo muchas copias por los diferentes empleados del centro.

La solución a la cerradura tradicional

Hacía tiempo que en este colegio buscaban una solución a las cerraduras tradicional. Cuando contaron laspuertas no daban crédito del número de puertas ya que les salían entorno a las 500 puertas. Querían un sistema seguro de acceso y al mismo tiempo eficaz e innovador. Eran conscientes de que encontrar una solución no era nada sencillo. Además, querían una solución que les durara muchos años. Cuando conocieron la existencia de las cerraduras electrónicas iLOQ vieron enseguida la solución perfecta.

Un sistema seguro, eficaz y práctico de por vida

Desde el colegio Tajamar de Madrid querían apostar por una opción segura y resistente. iLOQ S10 es la cerradura electrónica para colegios y centros educativos. De esa forma, desde el centro se aseguran que si algún empleado pierde una llave no es necesario cambiar las cerraduras. Esta es una de las ventajas. Pero hay muchos mas beneficios con este sistema de cerradura electrónica para colegios.

Con iLOQ S10 nunca más tendrás que cambiar la cerradura. Además, es moldeable a diferentes tamaños de puertas. El cilindro es modular de forma que se pueden añadir piezas de extensión. A pesar de que el grueso de las puertas sea mayor, esto no es un problema para hacer la instalación.

En el caso de un colegio, era necesario que fueran accesos seguros. Por esta razón se hicieron pruebas para evitar cualquier acción de vandalismo. Se aplicaron altas temperaturas con fuego, agua e incluso plastilina, pero resultó ser una opción muy segura. 

Tajamar colegio Madrid apuestan por mejorar accesibilidad

Hemos hablado con David Rodríguez, el secretario adjunto de Tajamar y nos cuenta la experiencia de las cerraduras electrónicas para colegios. Dice que un profesor o empleado del centro tiene al menos unas sietellaves. Los directivos se le suman las llaves específicas de esa actividad. En el colegio puedes ver a un directivo o responsable del comedor con un manojo de unas 20 llaves. Cuando conocimos iLOQ, lo primero que pensamos fue: ¿dónde está el truco?

Como resultado, tenemos nosotros el control tanto de mantenimiento como de autorizaciones. Eso nos genera mucha confianza al tener nosotros la independencia de gestionarlo todo.